Previa a la temporada de Notre Dame en la ACC (por Ricardo Ramírez)

@Rick_Ramirex

South Bend, Indiana

30 de Julio 2020.

    Al final de la temporada pasada realmente pensaba que la era Kelly tenía que llegar a su fin, después de 10 años, solo una final de BCS y una semifinal (Cotton Bowl) del formato “College Football Playoff”, Kelly no ha hecho lo que se esperaba de él.

En teoría, Brian Kelly tiene con qué defenderse. Del 2017 a la fecha, su récord es de 31 ganados y 5 perdidos, una buena camada de reclutas para la temporada 2020 y 2021 y el apoyo del Director de la universidad lo respaldan.  

La temporada 2020 será distinta para todos, aún así, las exigencias para los Irlandeses Peleadores son las mismas, luchar por el campeonato. Como todos los demás equipos de colegial, Notre Dame tendrá una pretemporada muy corta, Tommy Rees el nuevo coordinador ofensivo dispondrá de poco tiempo para implementar su sistema a la ofensiva, o al menos, fuera de una junta virtual. 

La pregunta es obvia, ¿qué podemos esperar del Irish en la temporada 2020?

Los Irlandeses Peleadores (Fighting Irish Media)

La ofensiva tendrá en los controles a el veterano Quarterback de 5 años Ian book (20 ganados y 3 perdidos como titular), que después del horrible juego que tuvo contra Michigan la temporada pasada, comandó a los Irlandeses a 6 victorias consecutivas y fue declarado el líder del equipo por sus mismos compañeros. A Book, el nombramiento de Rees como OC, le beneficiará mucho, ya que fue su coach de QB’s en temporadas pasadas y se conocen a la perfección. 

Junto con Ian Book, regresan todos los linieros ofensivos titulares de la temporada pasada, encabezados por los tackles Liam Eichenberg (1.98M de altura y 138 kilos de peso)  y Robert Hainsey (1.95M de altura y 134 kilos de peso). Esta temporada se espera mucho de Tommy Tremble, de 2do año, quien con Brock Wright trataran de poner en alto a las Alas Cerradas Irlandesas.

El corredor será Jafar Armstrong, con varios años en la universidad pero poca experiencia en el terreno de juego.

El juejo terrestre lo complementará C’Bo Flemister, quien originalmente se comprometió con Georgia Tech y del que se espera grandes cosas en el futuro.

La gran incógnita de la ofensiva de los Irlandeses son los receptores abiertos, si bien hay varios veteranos en el roster, los jugadores de segundo año Kevin Austin y Branden Lenzy  son por el momento, los titulares del equipo.

Notre Dame perdió mucho talento y liderazgo a la defensiva en los 2 últimos Drafts de la NFL, Drue Tranquill, Alohi Gilman, Jalen Elliot, y Troy Pride Jr, por mencionar a algunos. 

Solo 5 titulares regresarán para la presente temporada, los Linebackers veteranos Jeremiah Owusu-Koramoah (líder con 80 tackleadas y 5.5 sacks) y Drew White encabezan la lista. La línea defensiva estará comandada por Kurt Hinish (Guard Medio) y Myron Tagovailoa-Amosa (Tackle Defensivo). El punto débil de los Irlandeses son los profundos, solo el Córner Shaun Crawford fue titular en el 2019.  El “Junior” Safety Isaiah Pryor que viene de la universidad de Ohio State tendrá la difícil tarea de asegurar el perímetro junto con Kyle Hamilton, profundo del que ya se está generando mucho ruido para el Draft del 2021.

El Coach Clark Lea tomó las riendas a la defensiva en el 2018. Muchas personas lo consideran como un verdadero maestro. 

Llegará a ser Head Coach en los próximos años.

#12 Ian Book (Fighting Irish Media)

El calendario de Notre Dame de la temporada 2020 ha cambiando, ahora (todo puede cambiar en cualquier momento)  jugarán 10 juegos contra contrincantes de la conferencia ACC y uno más por definir de otra conferencia. Adiós al Wisconsin vs Notre Dame en Lambeau Field (Green Bay), adios al tradicional Troyanos de USC vs los Irlandeses Peleadores y adiós al “Stanford vs Irish”.

Ahora los Irlandeses Peleadores recibirán en casa a: la Universidad de Clemson, Duke, Florida State, Louisville y Syracuse. Visitarán a: Boston College, Georgia Tech, North Carolina, Pittsburgh y Wake Forest.  Las fechas no se han definido,  pues todo esto es solo un modelo del calendario. 

Notre Dame vs North Carolina (Getty)

Después de visitar una de las pocas prácticas en South Bend y analizando el equipo, los Irlandeses no tienen profundidad en el roster, cuentan con muchos jugadores jóvenes y sin experiencia.

En papel el juego en casa más difícil será contra los Tigres de la Universidad de Clemson. Florida State continúa teniendo muchos problemas y esperan que con la llegada del nuevo HC Mike Norvell cambien todo. Louisville es un equipo en ascenso, la ofensiva peleará contra todos pero a la defensiva le falta mucho para que sean contendientes. Duke fue una de las peores ofensivas de la temporada pasada y no debe de presentar problema alguno. Syracuse es un equipo  que si al final de la temporada terminan .500 y elegibles a un Tazón deberán estar satisfechos. 

Calendario ACC 2020 (Fighting Irish Media)

A Boston College acaba de llegar Jeff Hafley (ex coordinador ofensivo de Ohio State) y le tomará tiempo al equipo entender su filosofía.  Georgia Tech continúa la reconstrucción de su programa tras la llegada del HC Geoff Collins la temporada pasada. Los Tar Heels de North Carolina y su afamado HC Mack Brown serán un rival digno, con 10 titulares de regreso  a la ofensiva, no sorprendería a nadie que obtuvieran la victoria. Pitt fue de las mejores defensas el año pasado, regresan 8 de sus titulares y  jugarán contra los Irlandeses de la misma manera a la que estamos acostumbrados, físicamente. Finalmente, Wake Forest tendrá muchos problemas a la ofensiva, y le costará mucho trabajo mantener el ritmo de juego.

Con todos estos cambios de calendario, Notre Dame por primera vez en su historia, será contendiente a una final de conferencia (basado en porcentaje de victorias dentro de la conferencia) lo que significa que en caso de que aun perdiendo contra Clemson en casa, puedan volver a verse las caras en el “ACC Championship game”, siempre y cuando no pierdan más de 1 juego.   

Notre Dame sólo será considerado como uno de los cuatro invitados a los playoffs si al final de la temporada su récord es de 11-1, de lo contrario, y como ya es costumbre para Kelly, los irlandeses jugarán algún tazón sin importancia a finales del mes de Diciembre.

Go Irish!

Depression moves Texas cornerback away from football (by Omar Ureña)

 Tackling a running back on an open field is difficult, tackling the depression in unknown territory is doubly difficult for a player, especially at the college level.  On July 19th Texas saw leaving a safety who proudly planted himself on the social media stage, Kobe Boyce announced he was leaving the gridiron.

Kobe Boyce

When the mind is clear and in balance the trigger to play football at a high level comes from motivation, finding the explosion to tackle, run, throw, block and kick with depression requires exhausting work for the student-athlete.  For Oscar Clavellina, professor of Psychology at the University of Mexico and former player of the Águilas Blancas and Pumas CU “depression is impossible to eradicate but can be controlled, exercise helps but depression remains.” The Longhorn warrior fights depression and decided to hang up the shoulder pads and helmet in Austin.  This disease hits hard and it’s even more overwhelming to admit it in front of the team, be it in the Mexico College Football, NCAA or NFL.

Kobe Boyce (38) celebrates stopping the Maryland Terps series in 2018 (Ricardo B. Brazziell / American Statesman)

 Sports psychologists who spend more time with athletes are aware of their vulnerability.  Former Carolina Panthers WR Steve Smith Sr contemplated being attended at home by Tish Guerin, a mental health therapist for the Panthers, the tough and legendary warrior feared that his teammates would perceive him as “embarrassing” as he entered his session therapy at the Panthers facility. 

Former Carolina Panthers WR Steve Smith Sr

Carolina’s iconic # 89 found it difficult to go public with his battle against depression. If based on studies indicating that 12% of all men experience at least one significant episode of depression in their lives, we can assume that a portion of former professional football players are in that group.

 The stories are repeated in the NCAA, a few years ago Isaiah Renfro wide receiver for the Washington Huskies was in hell, being an excellent student and one of the most sagacious players in the team, hiding his gloomy energy and smiling to hide his depression because he was terrified that his coaches and teammates thought he was weak.  The University of Washington provided him with a therapist but found no method of preventing the situation when he felt he was on the brink of the abyss. Renfro’s depression was severe and his feelings were overwhelmed. Isaiah left the University of Washington.

#18 Isaiah Renfro, former wide receiver for the Washington Huskies

The illness was even more sinister for Isiah when he learned of the death of a player he met: Steve Hilinski, the QB of the Washington State Cougars who committed suicide in 2017 as a result of chronic traumatic encephalopathy (CTE),  the condition that creates effects like deep depression. Isiah’s strength led him to find a new home as a student-player at Portland State.

Isaiah hugs her mother, Chieko Woods, after a practice at Portland State (Ruth Fremson / The New York Times)

  For both Isiah Renfro and Kobe Boyce, their beginning in this unknown mental field marked them for trying to overcome depression and anxiety as athletes without knowing that the causes had deep genetic roots.  It is sad to know that Kobe Boyce did not receive help to prevent his retirement from football, being one of the last prospects recruited by Charlie Strong. In 2020, Boyce was expected to compete for the safety position behind juniors Jalen Green and D’Shawn Jamison.

 In College Station, Texas the Aggies’ approach is more encouraging, the Texas A&M sports counseling and sports psychology department serves Aggies student-athletes through psychologists Ryan Pittsinger and Lauren Craig, who see athletes from all Texas A&M sports disciplines, 65% of these student-athletes find an immediate relationship in their performance on the courts, tracks and arenas with their mental health and detect how it can affect their athletic performance.

Dr. Ryan Pittsinger talks about Texas A&M Athletics’ mental health plan

 It is imperative that teams from all sports disciplines in a higher education institution have a psychological support structure.  In Mexico, the institution that has focused more on the psychological care of its student athletes is the Autonomous University of Nuevo León, in their High School and College football programs the ‘Autenticos Tigres’ have the support of the Psychologist and professor, Dr. Maria Marentes.  It is essential for her that the student athletes understand their processes.

The UANL Autenticos Tigres have psychologist support of Dr. Maria Marentes

 Boyce wrote to his followers: “You are not alone”, he felt the need to express the mechanics of this painful process, to say goodbye after having felt the adrenaline of opening 3 games in 2019 and living the intensity in games against Oklahoma and LSU, the # 8 and # 6 games most viewed on TV in 2019.

 Assuming that depression as a disease is considered an injury, the damages created for Boyce are painful, without detection and follow-up by a psychologist, there is no more cruel and empty feeling for a player than coming to surrender.  Defeat, the feeling of failure can be overwhelming and we wish Boyce finds his way to peace of mind and spirit. “Take care of yourself and your mental health because you will not be able to operate in whatever you do if your head is not in the right place.”

Kobe Boyce (38) looks to contain LSU running back Clyde Edwards-Helaire (22) at Royal-Memorial Stadium, Saturday, Sept. 7, 2019. [Stephen Spillman/Statesman]

 And so, the player simply leaves the team with many doubts after it took him so long to become one of the Texas soldiers dying on the field of the former Darrell K Royal Memorial Stadium, the fact that the Longhorns let him go instead of bundling him up and helping him be part of the team it’s heartbreaking.  Silence takes away the opportunity to fight on the gridiron at least once, for his brothers.

Iowa y Kirk Ferentz ven a los jugadores negros hablar sobre las desigualdades raciales del programa

Por Adam Rittenberg y Michele Steele (ESPN.com)

 Más de una década después, Amari Spievey todavía está preocupado por lo que vio ese día.  El ex esquinero All-Big Ten de Iowa sabe que podría haber sido él.

Los Hawkeyes de Iowa (Jeffrey Becker-USA TODAY Sports)

Era primavera de 2009. Derrell Johnson-Koulianos de Iowa había llegado tarde a una reunión, y Chris Doyle, el entrenador de fuerza y ​​acondicionamiento del equipo desde hace mucho tiempo, decidió que el receptor abierto recibiría un castigo público.  En la práctica, Doyle ordenó a Johnson-Koulianos que trotara por el campo con un bote grande de basura amarillo cubriendo su cabeza. Los jugadores, entrenadores y reclutas que asistieron a la práctica con sus padres vieron cómo Johnson-Koulianos daba vueltas.

 “Me sentí muy humillado por él”, dijo Spievey a ESPN.  “Me sentí humillado cuando estaba corriendo … aún me molesta”.

 LeBron Daniel, un ala defensiva de Iowa en ese momento, observó cómo se desarrollaba la escena con sus compañeros de equipo.

 “Todos simplemente miramos y sacudimos nuestras cabezas”, dijo Daniel, una de las ocho personas en la práctica que confirmó el incidente a ESPN.  “Durante los descansos de agua, los muchachos hablaban sobre ‘Hey, ¿qué demonios es eso?’ Una cosa humillante “.

Chris Doyle, ex entrenador de fuerza y ​​acondicionamiento de Iowa en una practica en 2004 (Gazette)

 Alguien incluso tomó una foto, que Doyle luego mostraría en su oficina, dijeron las fuentes a ESPN.

 “Cuando los muchachos entraban allí, veían esta foto”, dijo Johnson-Koulianos.  “La tiene allá arriba como si estuviera orgulloso, como un trofeo”.

 Spievey, una selección de tercera ronda en el draft de la NFL 2010, dice que cree que el incidente reflejó algo más profundo sobre el programa bajo el entrenador Kirk Ferentz.

 “Le garantizo que si fuera blanco Johnson-Koulianos], [Doyle] nunca hubiera hecho eso”, dijo Spievey. “También hubo jugadores blancos que se metieron en problemas. Nunca tuvieron que hacer lo que DJK tuvo que hacer. Me gustaría hablar. Lamento eso”.

#25 Wadley Jeffrey, RB de Iowa 2014-2017 (JeffreyBecker/USA TODAY)

 “No teníamos voz ahí“.

 En medio de la oleada de atletas que han estado hablando en contra de la brutalidad policial y la injusticia social desde la muerte de George Floyd mientras estaba bajo custodia policial el 25 de mayo, más de 60 ex jugadores de Iowa han hablado públicamente sobre una cultura de fútbol americano que dicen degradó su identidad racial.  La campaña dirigida por jugadores, que se distingue por su tamaño, organización y uso efectivo de las redes sociales, ha puesto a Iowa en el centro de atención nacional. Las acusaciones comenzaron el 5 de junio, cuando el ex liniero ofensivo de Iowa James Daniels, ahora con los Chicago Bears, tuiteó: “Hay demasiadas disparidades raciales en el programa de fútbol americano de Iowa. Los jugadores negros han sido tratados injustamente durante demasiado tiempo”.

 Los comentarios de los jugadores incluyeron acusaciones específicas de maltrato por parte de Doyle, el entrenador de fuerza mejor pagado del país, que llegó a un acuerdo de separación con Iowa el 14 de junio. Doyle, quien dirigió el programa de fuerza y ​​acondicionamiento de fútbol americano de Iowa durante los 21 años de Ferentz, recibió más  de $ 1.1 millones (15 meses de salario) a su salida. En el momento de su partida, Doyle emitió un comunicado que decía: “Estoy seguro de que mi récord y mi carácter serán confirmados en el curso de la revisión independiente”.


LB Dillon Doyle, hijo de Chris Doyle anuncio su salida de Iowa en 2019 (Katie Goodale)

 Iowa contrató al bufete de abogados Husch Blackwell para llevar a cabo una investigación externa del programa, cuyos resultados se espera sean publicados pronto.  La semana pasada, Hawkeye Nation, un sitio web dedicado a los deportes de Iowa, publicó un informe interno de 2019 que describía varias acusaciones de discriminación racial dentro del departamento contra atletas negros.

Durante el mes pasado, ESPN habló con 14 ex jugadores de Iowa y tres ex empleados del departamento de atletismo, la mayoría de los cuales describieron una cultura en la que los jugadores negros se sentían aislados y tenían un nivel diferente al de sus compañeros de equipo blancos.  Cuando ESPN contactó a la universidad para comentar sobre las acusaciones de esas personas, la escuela declinó hacer comentarios hasta que se complete la información de Husch Blackwell, diciendo en un comunicado a ESPN: “El entrenador Ferentz espera el informe del grupo de revisión independiente y lo hará estar disponible para comentarios una vez que la revisión se haga pública “. Doyle declinó hacer comentarios para esta historia a través de su abogado.

 “Ha habido un problema sistemático allí. Ya sea que lo hayan sabido, o si cuán profundas son estas acusaciones, hay verdades para todos ellos”, dijo el ex receptor abierto Marvin McNutt.  “Los jugadores negros sienten que [los entrenadores y el personal] no siempre nos respaldaron, y realmente no entendieron nuestra cultura o no les gustó”.

 “Me alegra ver que algunas de estas cosas podrían tener una voz en el momento que la necesitan”.

 Con la partida de Doyle, el enfoque cambia a Ferentz, el entrenador con más antigüedad en la FBS, y si el programa ha puesto a los jugadores negros en una posición para tener éxito.

 Según datos del Race and Equity Center de la Universidad del Sur de California, Iowa ocupó el puesto 60 entre las 65 escuelas Power 5, la última en la Big Ten, en tasas de graduación para atletas negros en todos los deportes entre 2014 y 2018. Solo el 40%  de los atletas negros de Iowa se graduaron, en comparación con el 77% de todos los atletas, un diferencial que también ocupó el último lugar en la conferencia. Hawkeye Nation también informó que Iowa inscribió a 31 jugadores de fútbol americano negros con becas entre 2013 y 2015, pero solo ocho se graduaron de la universidad.

 Los jugadores que hablaron con ESPN dijeron que Ferentz ha escuchado las acusaciones sobre el trato de Iowa a los jugadores negros durante muchos años.  McNutt dice que, al principio de su carrera, él y otros miembros del grupo de liderazgo de Iowa se reunieron con el entrenador sobre las discrepancias en la disciplina entre los jugadores blancos y negros.

 “Vimos que muchos de nuestros compañeros de equipo negros se encontraban en una situación en la que eran únicos”, dijo McNutt, quien jugó en Iowa de 2007 a 2011. “Hablábamos con el entrenador Ferentz y le decíamos: ‘Necesitamos  idear un mejor sistema para manejar estos incidentes ‘. “Sentimos que los negros se iban o tenían que trasladarse, y los blancos pueden quedarse y encontrar servicio comunitario o algo así”.

 Pero más de una década después de la reunión, los ex jugadores de Iowa dicen que esos problemas persistieron y que los atletas negros operaron bajo un doble estándar.  (Iowa negó la solicitud de ESPN de hablar con los jugadores en el roster actual).

 “Muchos ex jugadores de Iowa dicen que tuvieron experiencias diferentes, pero puedo decir que la mayoría de los atletas negros fueron tratados de manera diferente a sus compañeros de equipo blancos”, dijo el ex esquinero de Iowa Michael Ojemudia, quien fue seleccionado por los Broncos de Denver en abril.  “No me malinterpreten, la Universidad de Iowa me brindó la mejor oportunidad para llegar a la NFL. Simplemente, durante todo el viaje, deben preguntarse: ¿cuánto de mi identidad estoy dispuesto a sacrificar?”

James Daniels, liniero ofensivo de los Chicago Bears

“Querían que fuéramos chavos blancos de Iowa”

 La sala All-American en el Hansen Football Performance Center de Iowa es un área de usos múltiples donde el equipo se reúne para comidas y otros eventos.

 “Siempre hay una mesa negra, una mesa blanca. En la mesa negra, de eso hablamos todos los días”, dijo James Daniels en junio a “Washed Up Walkons”, un podcast presentado por tres ex jugadores de Iowa.  “La raíz principal del problema es que los jugadores negros no sentían que podían ser ellos mismos en las instalaciones. Sentían que los jugadores negros tenían que conformarse con ser el jugador de fútbol americano blanco y duro de Iowa”.

 “Cuando los negros van a las instalaciones, deberían sentirse seguros ahí”.

 Pero los jugadores negros que han hablado a menudo no veían las instalaciones como un lugar seguro.  En junio, el corredor junior Ivory Kelly-Martin describió un ambiente que equivale a caminar sobre cáscaras de huevo, llamando a las instalaciones de fútbol americano de Iowa “una atmósfera en la que no podía ser yo mismo o donde tenías que observar y cuidar tu espalda”.  El ex safety Geno Stone, reclutado por los Baltimore Ravens en la séptima ronda del draft de la NFL de abril, tuiteó: “Al entrar a las instalaciones todos los días, sentí que todos teníamos que ponernos una máscara y ser alguien que no éramos”.

Geno Stone durante la práctica de Iowa en San Diego previa al Holiday Bowl (Katina Zentz)

 Los jugadores negros dijeron que el éxito dentro del programa dependía de la asimilación al estilo Iowa, una referencia al lema “inteligente, duro y físico” del programa.

 “La cultura de Iowa es, y la vimos en la pared todos los días, inteligente, dura, física, disciplinada, de brazos fuertes, meter las manos a las piedras y trabajar, llegar temprano y mucho más”, dijo Tyler Kluver,  un ex centro largo de Iowa que es blanco y presenta el podcast “Washed Up Walkons”. “Esos son los pilares de la cultura de Iowa”.

 Pero The Iowa Way, como lo describen muchos jugadores negros, también significaba ajustarse a una cultura de fútbol americano blanca y suprimir la propia, ya sea su peinado o cómo hablaban o vestían.

 “He hablado con muchachos y ellos hablaron sobre cómo le hicieron para ajustarse a lo que el entrenador Ferentz quería o lo que esperaban que fueran los jugadores blancos”, dijo el ex liniero ofensivo Dace Richardson.  “Teníamos muchos muchachos en nuestro equipo que tenían personalidades y no se les permitía ser ellos mismos. Nunca tuve problemas con eso porque simplemente me conformaba con lo que el equipo quería”.

 Spievey dijo que Ferentz quería que los jugadores fueran “robots”, programados para que los entrenadores se sintieran cómodos.

 “No podíamos usar aretes, no podíamos usar sombreros, teníamos que vestirnos de cierta manera”, dijo Spievey.  “Querían que fuéramos chavos blancos de Iowa. [Ellos] querían que encajáramos en ese molde. No podíamos ser nosotros. Teníamos que ser como ellos”.

 La falta general de diversidad de Iowa probablemente contribuyó a esos desafíos.  Ferentz, cuatro veces entrenador del año de los Diez Grandes con dos títulos de liga y 17 apariciones en tazones, nunca ha tenido un coordinador ofensivo o defensivo negro en su mandato de 21 años y en 11 de esas temporadas solo tuvo dos asistentes negros.  El treinta por ciento del roster actual de Iowa es negra, en una universidad donde los estudiantes negros representan el 3.3% del cuerpo estudiantil. (La población negra de Iowa es 4.1% para todo el estado).

“Es un choque cultural”, dijo Spievey.  “Solo hay unas pocas personas negras allí. Cuando Doyle hace comentarios sobre nuestra cultura y nuestra gente, es incómodo. Nos sentimos incómodos”.

 Hawkeye Nation también informó que de los 33 jugadores que Iowa llevó a los días de prensa de la Big Ten de 2009 a 2019, sólo 10 eran negros, la menor cantidad entre las universidades en la conferencia.  Hubo dos años en que Iowa solo llevó jugadores blancos, mientras que en todas las demás escuelas de la Big Ten siempre había al menos un jugador negro.

 “Era casi como si estuvieran tratando de retratar al hombre blanco perfecto que representaba el fútbol americano de Iowa”, dijo el ex esquinero Jordan Lomax en el podcast “Washed Up Walkons”.  “Los muchachos decían: ‘Si quiero ir a los días de prensa de la Big Ten… al menos tengo que vestirme diferente o actuar diferente o ser diferente, porque estoy tratando de llegar a ese nivel’.  Lo vemos. Pensamos: “¿Por qué uno de nosotros no puede ir? ¿Por qué no podemos ir más?”

 “Es solo un tema constante. Y eso mata a los muchachos psicológicamente”.

 McNutt recordó cómo cuando los reclutas negros visitaron Iowa City, se reunirían con un panel de jugadores negros y les harían preguntas, como dónde se cortarían el pelo o dónde pasarían el rato en un campus mayormente blanco.  Lomax dijo que cualquier problema que los jugadores negros tuvieran con el programa solo se compartía con sus compañeros cercanos, después de llegar al campus.

 “Solo le dije a [los reclutas]: ‘Mira, es una cultura diferente, un ambiente diferente aquí'”, explicó Lomax en el mismo podcast.  “Pero, por supuesto, no voy a entrar en muchos detalles porque no quiero que [la gente diga], ‘Lo de aquí vaya a desanimar a los reclutas para venir a Iowa’.  Es esa dinámica extraña aquí, ¿puedes ser realmente vulnerable? ¿Puedes decir la verdad? Es difícil. Les digo a los reclutas: “Tengo a mis chavos, me encanta estar aquí con ellos. Ahora, tenemos que ¿lidiar con otras cosas cuando entramos al complejo de fútbol americano? Sí, pero no cambiaría mi decisión en absoluto “.

 Varios ex jugadores negros que hablaron con ESPN también dijeron que a menudo enfrentaban una disciplina más severa que sus compañeros de equipo blancos y menos oportunidades antes de ser castigados.  Según el informe interno de 2019 sobre la raza en el programa deportivo de Iowa, varios atletas entrevistados dijeron que “los castigos no son iguales en función de la raza”.

 Un jugador actual de Iowa, el esquinero senior Matt Hankins, tuiteó el mes pasado que después de escupir en el césped “por costumbre” en 2019, Doyle lo echó de la práctica.  “Al día siguiente, un jugador blanco escupió en el mismo césped frente a Doyle, pero no se hizo nada”, tuiteó Hankins. Los ex jugadores Terrence Harris y D.J. Johnson alegaron que los jugadores negros en Iowa fueron sometidos a pruebas de drogas al azar con mayor frecuencia que sus compañeros de equipo blancos.

 Poco después de informar a Iowa en junio de 2019, la policía detuvo al receptor abierto Javon Foy por exceso de velocidad y por tener demasiadas personas en su automóvil.  Foy dijo que pasó una prueba de alcoholímetro y no recibió una citación, pero los entrenadores de Iowa fueron alertados. Fue suspendido para el campamento de pretemporada, y luego su fecha de regreso se retrasó repetidamente.  Foy dejó el programa a principios de este año.

“Unas semanas después, varios de mis compañeros blancos quedaron atrapados en los dormitorios bebiendo, y recibieron multas”, dijo Foy.  “Descubrí que acababan de gatear [un castigo común en el campo]. [Los entrenadores] me detuvieron, me dijeron que podía volver en otoño, pero luego sintieron que era un peligro para el programa …  “Hubo varios jugadores con problemas mucho peores que yo en ese momento, y acabo de regresar y estaban bien”.

 Durante el año académico 2008-09, James Ferentz, el hijo del entrenador en jefe y un liniero ofensivo de Hawkeyes, cometieron dos delitos relacionados con el alcohol.  El primero, en octubre de 2008 por posesión de alcohol como menores de edad, resultó en una suspensión de una temporada y servicio comunitario. En abril de 2009, Ferentz y dos compañeros de equipo blancos fueron arrestados por emborracharse en público y fueron suspendidos de las prácticas de primavera.  Todos fueron reinstalados en junio de 2009, y Ferentz se convertiría en un titular de varios años.

 Algunos ex jugadores de Iowa no creían que la disciplina dependiera de la raza.  Micah Hyde, un profundo ahora con los Buffalo Bills, dijo que las fallas de comunicación entre jugadores y entrenadores eran un factor más importante.  Kluver vio que la mayoría de los problemas para los jugadores de Iowa surgían temprano en sus carreras, y no presenció personalmente una disparidad en la disciplina para los jugadores negros.

 “Simplemente no les dimos [tiempo suficiente], blanco o negro, cuando ingresaron al programa, para aclimatarse al clima dentro de las instalaciones”, dijo Kluver.

El ex WR de Iowa Derrell Johnson-Koulianos de Iowa y el coach Kirk Ferentz durante la temporada 2010. (Gazzette)

 Pocos jugadores de Iowa durante el mandato de Kirk Ferentz se enfrentaron con entrenadores más que Johnson-Koulianos, un receptor con muchos récords.  Dijo que el incidente del bote de basura se encontraba entre las pocas indignidades que experimentó, incluido Doyle que con frecuencia despreciaba su procedencia de “cuchara de plata” dentro de una familia adinerada (Aunque el padre adoptivo de Johnson-Koulianos es un médico blanco, nació de una madre adolescente y luchó durante la mayor parte de su infancia en Youngstown, Ohio).

 “La mención constante de … que nunca trabajé para nada, cuando de hecho, viví en la pobreza la primera mitad de mi vida, ¿cómo no lo sabías? ¿Por qué lo usas en mi contra y me castigas por eso?”  Johnson-Koulianos le dijo a ESPN. “Era tanta ansiedad ir a practicar a las instalaciones todos los días, con el escrutinio y el constante fastidio y menosprecio. A veces era abrumador”.

 Iowa despidió a Johnson-Koulianos en diciembre de 2010 después de ser arrestado por cinco cargos de posesión de drogas;  cuatro cargos serían retirados más tarde y un delito menor de marihuana fue eliminado de su registro. No se le permitió participar en el día de exploración profesional de Iowa en 2011. Johnson-Koulianos en 2013 criticó a Ferentz y al programa en una serie de tuits, lo que llevó a Iowa a emitir un comunicado diciendo que Johnson-Koulianos “tomó algunas decisiones desafortunadas” durante su carrera en la universidad.  

 Las acusaciones de Johnson-Koulianos están recibiendo una atención renovada en medio de la reciente protesta generalizada por el cambio.  ESPN ha verificado que otros ex jugadores de los Hawkeyes, incluido al menos un jugador actual de la NFL, alentaron a Johnson-Koulianos a compartir nuevamente su historia después de que otros jugadores comenzaron a hablar.  Pero los problemas entre Johnson-Koulianos y el programa continuaron mucho después de su tiempo en Iowa City.

 El otoño pasado, Broderick Binns, liniero defensivo de los Hawkeyes de 2007 a 2011 y luego director de desarrollo de jugadores de Iowa, le envió un mensaje a Johnson-Koulianos en Instagram sobre la reunión de 10 años de su equipo en el Orange Bowl 2009.  (El equipo de Iowa 2009 fue honrado durante el juego en casa del 12 de octubre contra Penn State).

 Johnson-Koulianos respondió diciendo que no había sido invitado y agregó: “No quiero causar ningún drama”.

 “¿No has estado recibiendo los correos electrónicos?”  Binns respondió en Instagram, según los mensajes revisados ​​por ESPN.  “¡Abierto a cualquier jugador del 2009! Hiciste de nuestro equipo lo que era … atrapaste muchos touchdowns y batiste récords. Han pasado 9-10 años … Lo entiendo, pero estás invitado como cualquier otra persona y eres  bienvenido a venir y celebrar un año maravilloso! “

Johnson-Koulianos reservó un vuelo.  La semana anterior al partido, Ben Hansen, director asistente de operaciones de fútbol americano de Iowa, preguntó cuántos boletos necesitaba Johnson-Koulianos, según un correo electrónico obtenido por ESPN.  Pero dos días antes del juego, Johnson-Koulianos dijo que recibió una llamada de Hansen y Binns diciendo que Ferentz había revisado la lista de asistentes y les había ordenado que informaran a Johnson-Koulianos que no era bienvenido.

 “Hablé con un par de personas sobre eso”, dijo Richardson, el ex liniero ofensivo, sobre la ausencia de Johnson-Koulianos.  “Eso fue un poco desalentador. Era parte del equipo ’09, como todos los demás. Es desagradable que tenga algo de sangre mala con el programa de Iowa. Pero no podemos simplemente borrar a alguien de los libros de registro …  Todos merecen otra oportunidad. Después de 10 años, sentí que era hora de perdonar y tratar de seguir adelante “.

 Un portavoz de Iowa cuestionó las cuentas de Johnson-Koulianos, pero se negó a proporcionar detalles más específicos.  Iowa también rechazó la solicitud de ESPN de entrevistar a Binns para esta historia.

 Johnson-Koulianos, ahora entrenador asistente en la División II de la Universidad Bloomsburg, dijo que no planeaba hablar nuevamente sobre su tiempo en Iowa hasta que otros lo contactaron en junio.

 “Extendieron la mano y dijeron: ‘Tienes que hacerlo, tú de todas las personas tuvo la peor experiencia'”, dijo Johnson-Koulianos.  “Al haberme quitado 10 años y escuchar a otros tipos con encuentros y experiencias similares, me hizo reevaluar toda la experiencia. Y ahora veo que había un problema con la forma en que [Ferentz] trataba a los muchachos negros. Y no  entiendo por qué, porque esos chavos negros eran los mismos chavos negros que ganaron muchos juegos para ti. ¿Por qué no quieres abrazarlos y dejar que expresen quiénes son? “

 Johnson-Koulianos dijo que Husch Blackwell, contratado por Iowa para realizar la revisión externa, no lo contactó para documentar sus experiencias.

 Los desafíos que enfrenta Iowa se ven agravados por las dificultades de la escuela para encontrar un administrador que supervise los esfuerzos para mejorar el clima racial en el campus.  Desde 2017, Iowa ha tenido cuatro vicepresidentes asociados de diversidad, equidad e inclusión. El puesto sigue vacante.

 Jane Meyer, quien se desempeñó como administradora de atletismo número 2 de Iowa entre 2001 y 2014, dice que cree que los problemas raciales con el programa de fútbol americano de Iowa son parte de un patrón más amplio dentro del departamento de atletismo.  Meyer ganó una demanda por discriminación contra la escuela en 2017.

 “Nunca sabré cómo se sienten [los jugadores negros], solo puedo relacionarme porque es parte de la mayor falta de aceptación dentro de ese departamento”, dijo Meyer a ESPN.  “Si eres diferente o si hablas, no eres aceptado”.

 ‘Si Kirk Ferentz es el CEO, Chris Doyle es el COO’

 En diciembre de 2016, Kirk Ferentz dijo que Chris Doyle era “el entrenador más importante de nuestro programa, incluyéndome a mí”.  Y nadie había promovido The Iowa Way en los últimos 20 años más que Ferentz y Doyle.

 “Si Kirk Ferentz es el CEO, Chris Doyle es el COO”, dijo el ex safety e Iowa Diauntae Morrow.  “No tenemos mucho control, y sabemos que entrará … Esta es la única oportunidad que tenemos de hacer algo de nosotros mismos, así que no vamos a estropear eso molestando a la persona equivocada”.  

 El éxito de Doyle y el acceso durante todo el año a los jugadores lo hicieron especialmente influyente.  Midió y rastreó el desarrollo de los jugadores, repartió el castigo y tuvo en cuenta a Ferentz sobre quién podría ayudar el día del juego.

 Doyle también tuvo el apoyo inquebrantable de Ferentz.  En enero de 2011, Doyle fue objeto de escrutinio cuando 13 jugadores fueron hospitalizados debido a rabdomiólisis, un colapso del tejido muscular que puede causar daño renal, después de un entrenamiento extenuante.  Doyle no sólo permaneció después de una revisión del entrenamiento, sino que en abril de 2011, Ferentz lo nombró el primer candidato al premio “Entrenador asistente del año” de Iowa.

 Algunos jugadores creían que la autoridad de Doyle nunca podría ser cuestionada.

 “Nadie lo revisó”, dijo el ex LB Terrance Pryor.  “Ni los jugadores, ni los entrenadores, ni su personal”.

 Pero muchos de los ex alumnos de la NFL de Iowa le dan crédito a Doyle por su desarrollo, y algunos jugadores que hablaron en junio no descartaron su talento en entrevistas con ESPN.  En total, Iowa tuvo 75 jugadores reclutados durante los primeros 20 años de Ferentz como entrenador en jefe.

 “Para los atletas, y particularmente los atletas negros, cuando venimos a las escuelas de la División I, estamos pensando: ‘Este es nuestro boleto, esta es la forma en que lo vamos a lograr'”, dijo Pryor.  “Tendemos a enfocarnos en eso, y cuando tratamos con muchas de las desigualdades raciales que pueden surgir, simplemente decimos: ‘Hombre, baja la cabeza y sigue adelante'”.

 Mientras rehabilitaba una lesión en la práctica, Pryor dijo que Doyle preguntó en broma si el fútbol americano no era el deporte adecuado para él.  Doyle sugirió remar como alternativa, antes de decir que a los negros no les gusta el agua y los botes.


“Lo dijo como una broma, pero era una broma que no debería haberse dicho”, dijo Pryor.  “No sé si el tipo se despertó diciendo: ‘Sabes, voy a hacer que un jugador negro se sienta mal hoy'”.  … Podría haber sido un comportamiento subconsciente “.

 Después de recibir una licencia administrativa pagada el 6 de junio, Doyle en un comunicado negó que “alguna vez haya cruzado la línea de comportamiento poco ético basado en la raza”.  Pero varios ex jugadores relataron los comentarios que Doyle les hizo directamente. Otros, como el ala defensiva de los Cleveland Browns, Adrian Clayborn, dos veces capitán de Iowa, tuitearon que escuchó a Doyle hacer “comentarios raciales cuestionables” a los jugadores.

 Doyle no fue el único miembro del personal acusado de comportamiento inapropiado.

 El ex corredor de Iowa Akrum Wadley alegó que el coordinador ofensivo Brian Ferentz, el hijo de Kirk, le preguntó si planeaba robar una licorería o una estación de servicio cada vez que veía a Wadley con un gorro de lana emitido por el equipo.  LeBron Daniel dijo que cada vez que regresaba a Iowa con un nuevo tatuaje, escuchaba bromas sobre lo difícil que sería para él encontrar un trabajo.

 Kirk Ferentz enfatizó una política de puertas abiertas, pero algunos jugadores aún dudaban en acercarse a él.  “Casi ves al entrenador Ferentz como una estrella de cine”, dijo McNutt.

 Sin embargo, durante la temporada 2017, James Daniels y otros jugadores negros se reunieron con Ferentz, donde en su mayoría plantearon problemas generales sobre la igualdad, como las restricciones de ropa o el tipo de música que se toca en el gimnasio.  Daniels dijo al podcast “Washed Up Walkons” que los jugadores no comentaron incidentes raciales específicos como los citados en las redes sociales en junio, pero dijeron que los jugadores negros generalmente se sentían maltratados. Desde junio, Ferentz ha dicho repetidamente que creía que el equipo tenía una cultura saludable.

 Kluver dijo que los jugadores eran reacios a plantear problemas sobre Doyle.

 “Sabían que Doyle y Kirk eran los mejores amigos, número 1 y número 2 durante años y años”, dijo Kluver.  “Por eso [los jugadores negros] nunca le plantearon los problemas específicos y realmente difíciles a Kirk”.

 Que viene después

 La continuidad define a Iowa, que ha tenido solo dos entrenadores en jefe desde 1979. El entrenador de fuerza del programa de 21 años se fue, pero los ex jugadores quieren cambios más allá de la partida de Doyle.

 Después de las publicaciones en las redes sociales de los jugadores, Iowa se movió rápidamente para formar un comité de ex jugadores para asesorar al programa sobre la carrera, dirigido por el ex liniero ofensivo de los Hawkeyes David Porter.  El director atlético Gary Barta ascendió a Binns, el ex liniero defensivo de los Hawkeys, a director ejecutivo de diversidad, equidad e inclusión para el departamento de atletismo. Ferentz levantó la prohibición de los jugadores que usan Twitter desde hace mucho tiempo, diciendo que era “estúpido”.  La semana después del tuit de Daniels, Iowa celebró varias reuniones emocionales del equipo, que Ferentz y los jugadores describieron como importantes y beneficiosas.


“Debemos ser más inclusivos y conscientes”, dijo Ferentz el 12 de junio. “Pensé que teníamos una cultura de equipo buena y saludable.  … La pregunta más importante para mí es: ¿Por qué el punto ciego? Y creo que cada persona tiene un punto ciego. Estoy seguro de que cada líder tiene un punto ciego “.

 Si Doyle se convirtió en el punto ciego de Ferentz es una pregunta central.  Los jugadores dijeron que Ferentz permaneció en gran parte fuera de la sala de pesas de Doyle, pero sabían cuán cerca estaban los dos en guiar el programa.  LeBron Daniel, quien desde principios de junio ha participado en varias llamadas de Zoom con ex jugadores de Iowa, dijo que “un buen número de muchachos siente que Doyle era el responsable de la caída”.

 “El entrenador Doyle es el entrenador más veterano con el entrenador Ferentz, entonces, ¿qué dice eso?”  Dijo Morrow. “Has estado trabajando con el tipo durante tantos años, ¿quieres decirme que no sabes qué tipo de persona es? No estoy pidiendo el trabajo de nadie, pero no eres inocente, Kirk”.

 Morrow fue transferido a Toledo luego de un altercado con Doyle en enero de 2009.

 La tasa de deserción de los jugadores negros en el programa siguió siendo un problema.

 “Después de que James [Daniels] se fue al draft en su tercer año, yo era el único tipo negro de la clase de 2015 que todavía estaba en Iowa”, dijo Ojemudia.  “Básicamente, todos los amigos con los que comencé se habían ido principalmente por las razones por las que los muchachos están hablando en este momento”.

 En 2018, Barta formó la UI Athletics Diversity Task Force, en respuesta a las bajas tasas de graduación entre los atletas masculinos negros.  Al año siguiente, el grupo lanzó su primer informe en todos los deportes, encontrando “temas específicos” que impactan a los atletas negros, incluyendo problemas “percibidos” con la comunicación entre entrenadores y jugadores y discrepancias en las acciones disciplinarias para los jugadores negros.  Si bien el personal de Iowa sabía que el departamento tenía un problema para retener a los jugadores negros, el informe también dijo que “los entrenadores informaron estar ‘sorprendidos’ al escuchar tasas de graduación tan bajas”.

 El informe destacó los problemas de confianza entre los jugadores y el personal, que según el personal del departamento parecía estar empeorando.  “Es más probable que cuestionemos, culpemos o asumamos la culpa, particularmente por parte de los estudiantes atletas afroamericanos”, dijo un miembro del personal de atletismo al equipo de trabajo.

 Ferentz dijo que leyó el informe “Diversity Task Force” “muchas veces”, se reunió con un grupo de jugadores negros en agosto pasado y relajó algunas reglas sobre la apariencia en las instalaciones.  Tenía la intención de reunirse con los jugadores nuevamente en diciembre, pero no lo hizo, explicando que “lo pasó por alto … Sentí que teníamos una cultura bastante saludable en diciembre pasado”.

 La lealtad a Ferentz entre muchos jugadores persiste, y la mayoría de los que hablaron con ESPN dijeron que no quieren verlo perder su trabajo.

 “El entrenador Ferentz es la mejor persona para que suceda porque sabes que se tomará el tiempo para escuchar a sus jugadores, presentes o ex jugadores”, dijo Hyde.  “Creo que muchos de los muchachos que hablan, creo que no se trata de eliminar al entrenador Ferentz de su trabajo, creo que se trata más de crear conciencia”.

 Algunos ex jugadores piensan que el grupo asesor dirigido por Porter también podría desempeñar un papel importante, y Ferentz dice que los comentarios iniciales han sido útiles.  El tumulto desde junio no ha afectado el reclutamiento, ya que Iowa ocupa el puesto 20 en el ranking nacional de ESPN con 17 jugadores comprometidos, incluidos dos prospectos de ESPN 300.

 Ferentz dijo el mes pasado que aceptaba la culpa de cualquier problema en el programa y de cualquier jugador que tuviera malas experiencias en Iowa.  Barta, quien se desempeñó como director atlético de Iowa desde 2006, dijo el 15 de junio que sigue confiando en que Ferentz puede hacer ajustes y continuar como entrenador en jefe.  Sin las estructuras de rendición de cuentas adecuadas, Meyer, el ex administrador, no está tan seguro.

 “Me alegra que los atletas estén hablando”, dijo.  “Pero la única forma de ver un cambio real es cambiar el liderazgo, porque la administración actual y el entrenador de fútbol no pueden tener tantos ‘puntos ciegos'”.  Está claro que no lo han hecho, no lo harán y no pueden cambiar “.

  Foy no es fanático de Ferentz, pero dijo que los jugadores actuales le han dicho que el ambiente dentro del edificio de fútbol de Iowa está mejorando.

 “No te están despojando de tu individualismo”, dijo Foy.  “Definitivamente hay una oportunidad ahora porque el entrenador Ferentz definitivamente está en alerta, tratando de ser lo más cuidadoso posible … Está haciendo todo lo posible para hacer estos cambios, porque la nación lo está observando”.

Los Irlandeses quieren pelear en el ring de la ACC (por Omar Ureña)

A los Irlandeses ​​les cancelaron dos peleas para este 2020 que ya tenían programadas en arenas importantes como el Coliseo de Los Ángeles y el Lambeau Field, USC de la Pac-12 y Wisconsin de la Big Ten no jugarán contra Notre Dame y la ACC (Atlantic Coast Conference) ha aparecido con flamantes rivales en el túnel oscuro que conduce al cuadrilátero de la NCAA 2020.

Los Irlandeses le pegaron 38-7 a Duke en 2019 (Gerry Broome/AP)

El plan consiste en que los equipos de la ACC se darán de puñetazos entre ellos en un calendario de 10 juegos y sostendrán un juego extra contra otra conferencia. Cada año Notre Dame se pone los guantes frente a contrincantes de la ACC, de hecho en otras disciplinas como el basketball los Irlandeses compiten en la ACC. Debido a la pandemia los Irlandeses deben modificar en las marquesinas el nombre de sus contrincantes programados y también podrían competir por el cinturón de Campeón de la ACC. Antes de la pelea estelar contra Clemson, los Irlandeses serán retados por Duke, Wake Forest y Pittsburgh. Después reanudan los golpes frente a Georgia Tech y Louisville. Si se deciden ir por más sparrings de la ACC cuentan como siempre con Syracuse y Virginia. 

Los Irlandeses han vencido a las Águilas de Boston College en 7 veces (Robin Alam/Icon Sportswire)

Los equipos de la ACC, a excepción de Clemson, son del tamaño adecuado para Notre Dame, no son los rivales de peso completo como las escuadras de la SEC, la meta no es jugar contra los equipos más poderosos, la SEC es fábrica de jugadores para la NFL y castiga con knockouts a adversarios de otras ligas, mientras que la ACC proporciona gloria en South Bend, siempre haciendo lucir bien a los Irlandeses. 

En la última década Notre Dame en contra de la ACC lleva una marca de 31 juegos ganados y 10 perdidos. En su historia su cliente número uno son los Pies de Chapopote de North Carolina a quienes han dejado en la lona en 14 veces contra sólo dos victorias del conjunto de Chapel Hill. Por el contrario en Bowls contra la ACC, Notre Dame ha sido derribado en 5 juegos y levantado los brazos sólo en uno. 

Nyles Morgan (5) derriba al QB de North Carolina durante la victoria de ND 33-10 en 2017 (Robert Franklin/South Bend Tribune)

Antes del pesaje entre los Irlandeses Peleadores de Notre Dame y la ACC se requiere la aprobación del Presidente de la liga, la cuestión es qué tan lejos quiere llegar Notre Dame en su lucha por el campeonato de la ACC y si están dispuestos a admitir las reglas de la liga en cuanto a distribución económica entre sus equipos y derechos de transmisión por TV. Los Irlandeses son lo que son por haber superado a otros equipos que eran independientes y ahora están enganchados en una conferencia y sus decisiones, instituciones como Navy, Louisville, y South Florida. La decisión de la ACC tendrá un gran impacto si Notre Dame es invitado a la arena del Orange Bowl, pelea que presenta al mejor equipo de la liga, o el segundo mejor equipo si el mejor equipo es uno de los 4 pesos completos que se verán las caras en los combates de los playoffs.

Intricacies between the Pieles Rojas, the Irish and the Longhorns (by Omar Ureña)

  I experienced the beginning of the pandemic for the Covid 19 covering the first and last practice on pads of the Fighting Irish 2020 in South Bend, now I live the middle stage of it  in Austin. In just 15 days of being here, the Longhorns Stadium name was changed as a result of the Black Lives Matter movement and the Washington Redskins were stripped of their war name, the team created in 1933 and which had on its roster  Native Americans players was conquered to display and devour its current owner Daniel Snyder.

The first Boston Redskins roster in 1933 had 6 Native American players.  Head coach William Henry “Lone Star” Dietz was of Sioux descent. (Leslie Jones Collection, Boston Public Library)

  Curiously, the colors and inspiration of the Pieles Rojas (Redskins)  team that coach Manuel Rodero founded in Mexico in 1970 are born here in the capital of Texas.  Coach Darrell Royal led the Longhorns to take over three national championships. Coach Rodero was a friend of Coach Darrell and put his offensive system into practice in the Mexican college football league.

  In front of this Texas football venue, nestled in a city that is generally bustling but is quiet and lonely today, the golden sign “Darrell K Royal Texas Memorial Memorial Stadium” glows high above a tree-lined prickly pear cactus.  The music fell silent in the pandemic and the name of the house of the Long Horns will be “Campbell-Williams Field”, paying tribute to the Rose of Tyler, Texas, Earl Campbell, powerful running back of the Houston Oilers and to the imponderable Ricky Williams, Heisman Trophy winner in 1998 and running back for the New Orleans Saints, Miami Dolphins and Baltimore Ravens.

The Darrell K Royal Stadium has changed its name (Omar Ureña / Gráfico Sports)

  Twenty-one years before the Texas Longhorns faced the Missouri Tigers in Monterrey and Mexico City, the white law hammer was melted when Union Army General Gordon Granger decreed June 9,  1865 in Galveston, Texas the freedom of black slaves. Even so, the changes were not agile and the hatred of the black race was hardly boiling. 73 years passed for the lynchings to stop, the last ones occurred approximately in 1942. It is the repetition of crimes of loathing for the appropriation of land and the contempt for the native American culture as the chilling strategy by the US Army in which Commander John Chivington and the 3rd Colorado Cavalry razed a village in southwestern Colorado in 1865, killing and maiming around 500 Native Americans from the Arapo and Cheyenne tribes, two-thirds were women and children.  The brave Cheyennes inspired a group of Young People in Mexico to begin in 1947 the story of the Cheyennes of Vocational 2 of the IPN. Among those young men were runner Javier “Pipo” Mota and QB Manuel “el Gallo” Rodero.

Texas Longhorns players pose before the 1971 Cotton Bowl: Eddie George (14), Tommie Landry (22), Steve Worster (30), and Jim Bertelson (35) (Long Photography-USA TODAY Sports)

  61 years ago the torch that cremated black souls was freed from a stigma, at least in Texas gridirons, institutions made changes.  Bobby Smith was in 1959 the first black player at the high school level to be named first team in the All State squad voted by the Texas Association of Sports Writers.  Smith played college football with North Texas and professional football with the Buffalo Bills and Pittsburgh Steelers.

  The University of Houston Cougars admitted their first player of color in 1964, Warren McVea.  For the University of Texas, the rules that were implemented did not have a priority and strong personalities above Coach Royal were the main reason the Longhorns did not have black players. So the decision by the University of Texas student players, safeties Caden Sterns and Josh Thompson, being authentic leaders of the Longhorns community, is applauded.

Coach Royal led the Longhorns to three national championships

  On the west facade of the stadium is the poster of coach Darrell Royal that is carried on the shoulders of his players in orange jersey and white helmets, that image is not strange for the Redskins who fought for their coach, according to Manuel Rodero  Sámano, the “R” logo corresponds to “Rodero” and not to the Washington “Redskins”. I looked at the photograph of Royal not knowing that three days after an American courier corporation would end up with the name “Redskins”. The Washington Redskins have disappeared forever.

  After the Longhorns’ first game in 1893, 77 years passed for a black player to be on the roster.  Julius Whittier, a native of San Antonio and a graduate of Highland High School in 1969. In that same 1969 the Accion Deportiva Cheyennes were born and the Longhorns were heading into another game for the national championship in the Cotton Bowl, the No. 1 Texas  faced No. 9 Notre Dame. Since the Four Horsemen beat Stanford 27-10 in the 1925 Rose Bowl, the Irish had not played a Bowl game.

  After 44 years Ara Parseghian led a group of fighters to Dallas who in the middle of the last quarter had taken the bull by the horns and dominated them 17-14, surprisingly Texas QB, James Street, executed a precise drive and threw a great pass to Charles Speyrer, the Longhorns were at the 2 yard line and Billy Dale relapsed the Longhorns’ 21-17 win over Notre Dame, the Cotton Bowl went to Austin and this was the last only White players team who reached the top of college football in the United States.

The Longhorns and the Irish played for the national championship in the 1970 Cotton Bowl

  In 1970 Julius Whittier wore the Texas uniform and the Longhorns had their revenge against the Irish who went to the Cotton Bowl as No. 6 in the country.  The Irish dominated the Longhorns 24-11 at the Cotton Bowl Rodeo, breaking their 30-game winning streak. 1971 came and the Notre Dame Freshman team traveled to Mexico City to face another team wearing the Texas orange at the Azteca Stadium.  It was the year the Pieles Rojas debuted in college football, it wasn’t easy for the Sports Action rookies and taking on other rookies, guys who shone as college boys and in the NFL. It was a bloody fight on the Azteca Stadium grid in which the Irishmen’s “Freshman” team annihilated the Pieles Rojas 82-0.

This is how Deporte Gráfico announced the game between Pieles Rojas and the Fighting Irish Freshman team at the Estadio Azteca

  These are the Irish who face the Redskins at the Azteca Stadium and who were national champions in 1973, later playing in the NFL: Mike Fanning (DT), who played Super Bowl XIV with the Los Angeles Rams, Drew Mahalic (LB  ), played with the San Diego Chargers and the Philadelphia Eagles. Tom Clements (QB), who played with the Kansas City Chiefs and became a QB coach for the Green Bay Packers when he won Super Bowl 45 and is currently responsible for QBs for the Arizona Cardinals.

  The Pieles Rojas’ success was that Coach Rodero led that rookie team to take on the powerful Irish.  They learned from pride and the Redskins rookies 4 years later reached the major league final. On November 29, 1975 my brother Iván, my father and Rodero’s student, Rubén Ureña Gómez and I witnessed an epic battle in which the Redskins blew up the Ciudad de los Deportes Stadium in a duel to the death against the Borregos  Savages of the Tecnológico de Monterrey. It was the first time that an independent team and a Monterrey team had contested the major league championship. It was a stamp of aggressive plasticity in the plays performed by brave Redskins like Francisco Hernández and Agustín Águila in the explosion of their careers towards the end zone, the Pieles Rojas defense closed the gaps to black running back Ronnie Washington.  The Pieles Rojas framed the Borregos 52-13 to establish themselves as National Champions.

The Pieles Rojas beat the Borregos Salvajes in the 1975 Mexico college football national championship game

  What if that game would be planned to take place at the Estadio Aztecain 2020?  What would be the reaction when announcing the game REDSKINS vs FIGHTING IRISH? Should the name of the Irish be changed because it is identified with the stereotype of swashbuckling, obscene immigrants due to the effects of whiskey? This game would of course be behind closed doors.  Notre Dame recruiting QB Tyler Buchner could be ready to throw passes to Lorenzo Styles Jr, and defensively Gabriel Rubio could be annihilating the Mexican QB of the Pieles Rojas tribe, or perhaps this Redskins team would fight bravely along the scrimmage line and could control the Freshman Irish with their sophomores and juniors.

Coach Rodero’s discipline was part of the Pieles Rojas’ success

  Coach Manuel Rodero was used to the forced name changes of his teams, the Polytechnic prohibited him from using the nickname of Cheyennes in 1970 and the Redskins one in 1995. What makes the Pieles Rojas – Longhorns equation extraordinary is the result of two coaches who believe in discipline and intensity, feeling hot blood running through their veins, Royal and Rodero sharing the 52 veer and the wishbone formation, two teams that shared the same colors and guts, facing the most powerful teams in their path to become absolute champions.

Julius Whittier was the first Black Longhorn player in 1970

  This fall sadly the gridirons in Mexico will be empty while in Texas the kids will seek equality and focus their energy to live and expand their souls in the pursuit of glory in times when families have been punished by the Covid 19, the emptiness and their wounds due a diversity of emotions that were forgotten and annihilated, the next generations of the Long Horns, Cougars and Mustangs will fight in Austin, Houston and Dallas so the history of hatred and segregation does not repeat itself.  American football in Texas is as powerful as the impact of outcry from forgotten players. It is the eternal fight for equality represented 51 years ago at the University of Mexico Olympic Stadium, right after Tommie Smith and John Carlos swept the 200m race at the Olympics. The black glove cuff that appeared in Mexico in 1968 has risen to the sky.

  

La depresión aleja a profundo de Texas del futbol americano (por Omar Ureña)

Taclear a un corredor a campo abierto es difícil, taclear a la depresión en territorio desconocido es doblemente difícil para un jugador, sobretodo a nivel colegial. El sábado pasado Texas vio partir a un profundo que con orgullo se plantó en el escenario de las redes sociales, Kobe Boyce anunció que se marchaba de los emparrillados. 

Cuando la mente está clara y en equilibrio, el detonante para jugar futbol americano a un nivel alto proviene de la motivación, encontrar la explosión para taclear, correr, lanzar, bloquear y patear con depresión, requiere de un trabajo extenuante para el estudiante-atleta. Para Oscar Clavellina, maestro de la Facultad de Psicología en la UNAM y ex jugador de Águilas Blancas y Pumas C.U. de Liga Mayor, la depresión es imposible erradicar pero se puede controlar, el ejercicio ayuda sin embargo la depresión permanece. “La depresión es una enfermedad y el ejercicio le ayudará a un atleta a controlar a la misma pero el contexto influye en dicha sintomatología.” Por esa razón cada individuo la vive de distinta manera; “un jugador de futbol americano con deudas económicas, con problemas familiares, y con una posible lesión suena a un contexto muy complejo frente a un cuadro depresivo. Es por ello que el sujeto debe de asistir con un especialista en la salud mental”.

El guerrero #38 de los Cuernos Largos lucha contra la depresión y decidió colgar las hombreras y el casco en Austin. Esta enfermedad golpea duro y es todavía más abrumador admitirlo frente al equipo, ya sea en Liga Mayor, NCAA o NFL. 

Los psicólogos deportivos que comparten más tiempo con atletas están conscientes de su vulnerabilidad. El otrora receptor de los Carolina Panthers, Steve Smith Sr. contempló ser atendido en casa por Tish Guerin, terapeuta de salud mental para los Panthers, el legendario y tosco guerrero temía que sus compañeros de equipo lo percibieran como “vergonzoso” al entrar a su sesión de terapia en las instalaciones de los Panthers.

Steve Smith Sr. , receptor legendario de los Carolina Panthers

Para el emblemático #89 de Carolina fue difícil hacer pública su batalla contra la depresión. Si al basarse en estudios que indican que 12% de todos los hombres sufren por lo menos un episodio significativo de depresión en su vida, podemos asumir que una parte de los ex jugadores de fútbol americano profesional se encuentran en ese grupo.

Las historias se repiten en la NCAA, hace cinco años Isaiah Renfro receptor de los Huskies de Washington se encontraba en un infierno, siendo excelente estudiante y uno de los jugadores más sagaces del equipo, escondía su lúgubre energía y sonreía para ocultar su depresión porque le aterraba que sus coaches y compañeros de equipo pensaran que era débil.

Isaiah Renfro intentando atrapar un pase contra Washington St. en 2015. En ese mismo año el receptor #18 sufrió de una depresión severa (Sean Brown/Cal Sport Media)

La Universidad de Washington le proporcionó una terapeuta pero no encontró un método para prevenir la situación cuando él se sintió al borde del abismo. La depresión de Renfro era severa y sus sentimientos se encontraban apabullados. Isaiah salió de la Universidad de Washington. Todavía era más siniestra la enfermedad para Isiah cuando se enteró de la muerte de un jugador a quien él conoció: Steve Hilinski, el QB de los Cougars de Washington State que se suicidó en 2017, como consecuencia de una encefalopatía traumática crónica (ETC), la condición que crea efectos como una depresión profunda. La entereza de Isiah lo llevó a encontrar un nuevo hogar como estudiante-jugador en Portland State. 

Isaiah Renfro, ex receptor de los Huskies de Washington

 Tanto para Isiah Renfro y Kobe Boyce su inicio en este campo mental desconocido los marcó por intentar vencer como atletas a la depresión y a la ansiedad sin saber que las causas tenían profundas raíces genéticas. Es triste saber que Kobe Boyce no recibió ayuda para prevenir su retiro del fútbol americano, siendo uno de los últimos prospectos reclutados por Charlie Strong. En 2020, se esperaba que Boyce compitiera por el puesto de corner detrás de los juniors Jalen Green y D’Shawn Jamison.

Isaiah abraza a su madre, Chieko Woods, después de una práctica en Portland State (Ruth Fremson/The New York Times)

En College Station, Texas, el enfoque de los Aggies es más alentador, el departamento de asesoramiento deportivo y psicología deportiva de Texas A&M atiende a los estudiantes atletas Aggies mediante los psicólogos Ryan Pittsinger y Lauren Craig, quienes ven a atletas de todas las disciplinas deportivas de Texas A&M, 65% de estos estudiantes atletas encuentran una relación inmediata en su desempeño en las canchas, pistas y arenas con su salud mental y detectan cómo puede afectar su rendimiento deportivo. 

Es imperante que los equipos de todas las disciplinas deportivas en una institución de educación superior cuenten con una estructura de ayuda psicológica. En México la institución que se ha abocado más a la atención psicológica de sus estudiantes atletas es la Universidad Autónoma de Nuevo León, en los programas de fútbol americano de categoría juvenil, intermedia y liga mayor los Auténticos Tigres cuentan con el apoyo de la Psicóloga y profesora, Dra. María Marentes. Para ella es esencial que el estudiante atleta comprenda sus procesos.

Los Auténticos Tigres cuentan con el programa “Apoyo psicológico” supervisado por la Dra. María Marentes Castillo (Auténticos Tigres UANL)

Boyce escribió para sus seguidores: “No estás solo”, él sintió la necesidad de expresar la mecánica de este proceso doloroso, el decir adiós después de haber sentido la adrenalina de abrir 6 juegos en 2019 y de vivir la intensidad en los juegos contra a Oklahoma y LSU, los juegos no. 8 y no. 6 más vistos en TV en 2019.

Asumiendo que la depresión como enfermedad se considera una lesión, los daños creados para Boyce, son martirizantes, sin detección y seguimiento de un psicólogo, no hay sentimiento más cruel y vacío para un jugador que el llegar a rendirte. La derrota, el sentimiento de fracaso puede ser abrumador y deseamos que Boyce encuentre su camino a la paz mental y espiritual. “Cuídate y cuida tu salud mental porque no podrás operar en cualquier cosa que hagas si tu cabeza no está en el lugar correcto”.

Kobe Boyce (38) frente al corredor de LSU Clyde Edwards-Helaire (22) en el Royal-Memorial Stadium en 2019. (Stephen Spillman/Statesman]

Y así, simplemente el jugador abandona el equipo con muchas dudas después de que le costó tanto llegar a ser uno de los soldados texanos que se morían en la cancha en el antes Darrell K Royal Memorial Stadium, el hecho de que los Longhorns lo dejaron partir en lugar de abrigarlo y ayudarlo a ser parte del equipo es doloroso. El silencio se lleva la oportunidad de luchar en el emparrillado aunque sea una vez más por sus hermanos Cuernos Largos.

Owusu-Koramoah nominado en la lista por el premio Butkus

por Staff Gráfico Sports

NOTRE DAME, Indiana – El linebacker senior de la Universidad de Notre Dame, Jeremiah Owusu-Koramoah, fue seleccionado para la Lista del Premio Butkus 2020. El Premio Butkus se entrega anualmente al mejor LB de la nación a nivel universitario y preparatoria.

Owusu-Koramoah tuvo una gran temporada en 2019

Empatando una marca del equipo de 80 tacleadas en 2019, Owusu-Koramoah comenzó los 13 juegos la temporada pasada, contribuyendo con 13.5 tacleadas para perdida con 5.5 capturas, cuatro rupturas de pases, tres pases de QB, dos balones sueltos forzados y dos recuperados. Registró tres capturas durante la victoria en el Camping World Bowl de 2019 sobre Iowa State, lo que le valió un lugar en el equipo ESPN All-Bowl, y alcanzó la marca de nueve tacleadas tres veces durante la temporada: en Louisville, en Stanford y contra Iowa State .

Owusu-Koramoah (Rick Kimball/ISD)

Owusu-Koramoah también fue incluido en la lista del Bednarik award, un premio que se entrega anualmente al destacado jugador defensivo en el fútbol americano colegial.

Cada lista incluye 51 linebackers, que reflejan el legendario número “51” asociado con el homónimo del premio Dick Butkus, quien fue reconocido por NFL Films como el mejor jugador defensivo en la historia del fútbol americano.

Se espera que los semifinalistas se nombren el 2 de noviembre, los finalistas el 23 de noviembre y los ganadores el 8 de diciembre o antes. Aparecer en la lista no es un requisito para ganar el premio.

Sobre el Premio Butkus

Creado en 1985 y extendido en 2008, el Premio Butkus honra a los LBs en tres niveles y al mismo tiempo apoya causas importantes para la familia Butkus. Incluyen la iniciativa I Play Clean® que promueve el entrenamiento y la nutrición en lugar de medicamentos para mejorar el rendimiento, y la iniciativa Butkus Takes Heart ™ que alienta la detección cardiovascular temprana entre los adultos.

Dick Butkus

Acerca de la Asociación Nacional de Premios de Fútbol Americano Colegial

El Premio Butkus es miembro de la National College Football Awards Association (NCFAA), que abarca los premios más prestigiosos del fútbol universitario. Fundada en 1997, la NCFAA y sus 25 premios ahora cuentan con más de 800 acreedores, que datan de 1935. Visite ncfaa.org para obtener más información sobre la asociación.

El siguiente es el calendario de la lista de pretemporada 2020:

Lunes 13 de julio: Premio Chuck Bednarik (Kyle Hamilton, Jeremiah Owusu-Koramoah)

Martes 14 de julio: Premio Davey O’Brien (Ian Book)

Lunes 20 de julio: Premio Butkus (Jeremiah Owusu-Koramoah)

Martes 21 de julio: Trofeo Outland y Premio Nagurski

Miércoles 22 de julio: Premio Groza y Premio Ray Guy

Jueves 23 de julio: Premio Hornung y Trofeo Wuerffel

Viernes 24 de julio: Premio Maxwell

Intrincaciones entre los Pieles Rojas, Irlandeses y Cuernos Largos (por Omar Ureña)

El inicio de la pandemia por el Covid 19 la viví cubriendo la primera y última práctica equipados de los Irlandeses Peleadores 2020 en South Bend, ahora la etapa media la vivo en Austin a un día que se decida el futuro del fútbol americano de las Preparatorias en Texas en relación con la pandemia. En sólo 15 días de estar aquí fue cambiado el nombre del Estadio de los Cuernos Largos a raíz del movimiento Black Lives Matter y los Washington Redskins fueron despojados de su nombre de guerra, el equipo creado en 1933 y que contaba en su roster con jugadores nativos americanos fue conquistado para exhibir y devorar a su actual dueño Daniel Snyder. 

El primer roster de los Boston Redskins en 1933 contaba con 6 jugadores nativos americanos. El head coach William Henry “Lone Star” Dietz era de ascendencia Sioux. (Colección Leslie Jones, Biblioteca Pública de Boston)

Curiosamente los colores e inspiración del equipo Pieles Rojas que fundó en México el Coach Manuel Rodero en 1970 nacen aquí en la capital de Texas. El coach Darrell Royal llevó a los Cuernos Largos a apoderarse de tres campeonatos nacionales. El Coach Rodero era amigo del coach Darrell y puso en práctica en la liga mayor de México su sistema ofensivo. 

Al frente de este recinto de fútbol americano de Texas, enclavado en una ciudad que generalmente es bulliciosa pero que hoy está callada y solitaria, el letrero dorado “Darrell K Royal Texas Memorial Stadium” brilla muy por encima de un camellón con árboles y nopales. La música enmudeció en la pandemia y el nombre de la casa de los Cuernos Largos será “Campbell-Williams Field”, rindiendo tributo a la Rosa de Tyler, Texas, Earl Campbell, poderoso corredor de los Houston Oilers y al imponderable Ricky Williams, ganador del Trofeo Heisman en 1998 y corredor de los New Orleans Saints, los Miami Dolphins y los Baltimore Ravens.

El Darrell K Royal Stadium ha cambiado su nombre (Omar Ureña/Gráfico Sports)

Veintiún años antes de que los Cuernos Largos de Texas enfrentaron en Monterrey y en la Ciudad de México a los Tigres de Missouri, el martillo de la ley blanca fue derretido cuando el general del ejército de la Unión, Gordon Granger, decretó el 9 de Junio de 1865 en Galveston, Texas la libertad de los esclavos negros. Aun asi los cambios no fueron ágiles y el odio a la raza negra continuó hirviendo. Pasaron 73 años para que se detuvieran los linchamientos, los últimos ocurrieron aproximadamente en 1942. Es la repetición de crímenes de aberración por la apropiación de tierra y el desprecio a la cultura nativa norteamericana como la de la escalofriante estrategia del Ejército de los EU en la que el Comandante John Chivington y la tercera Caballería de Colorado arrasaron en 1865 con una aldea en el suroeste de Colorado, matando y mutilando a alrededor de 500 nativos americanos de las tribus Arapo y Cheyenne, dos tercios eran mujeres y niños. Esos valientes Cheyennes inspiraron a un grupo de Jóvenes en México para iniciar en 1947 la historia de los Cheyennes de la Vocacional 2 del IPN. Entre esos jóvenes estaban el corredor Javier “Pipo” Mota y el QB Manuel “el Gallo” Rodero. 

Hace 61 años la antorcha que incineraba a las almas de raza negra se liberaron de un estigma, al menos en los emparrillados de Texas, las instituciones hicieron cambios. Bobby Smith se convirtió en 1959 en el primer jugador negro a nivel preparatoria en ser nombrado primer equipo de la escuadra All State designada por la Asociación de Escritores Deportivos de Texas. Smith jugó fútbol americano colegial con North Texas y profesional con los Buffalo Bills y los Pittsburgh Steelers.

Los Cougars de la Universidad de Houston admitieron a su primer jugador de color en 1964, Warren McVea. Para la Universidad de Texas no fue prioridad adaptarse a las reglas que se implementaron y el Coach Royal fue la principal razón por la que los Cuernos Largos no contaban con jugadores negros. Así que se aplaude la decisión de los estudiantes jugadores de la Universidad de Texas, los profundos Caden Sterns y Josh Thompson, siendo auténticos líderes de la comunidad de los Cuernos Largos.

En la fachada oeste del estadio se encuentra el póster del Coach Darrell Royal que es llevado sobre los hombros de sus jugadores de jersey naranja y cascos blancos, esa imagen no fue extraña para los Pieles Rojas que luchaban por su coach, de acuerdo a Manuel Rodero Sámano, el logotipo de la “R” corresponde a “Rodero”y no a los “Redskins” de Washington. Observaba la fotografía de Royal sin saber que tres días después una corporación norteamericana de mensajería acabaría con el nombre de “Redskins”. Han desaparecido para siempre los Pieles Rojas de Washington. 

Después del primer juego de los Longhorns en 1893 pasaron 77 años para que un jugador negro fuera parte del Roster. Julius Whittier, oriundo de San Antonio y graduado de la Highland High School en 1969. En ese mismo 1969 nacieron los Cheyennes de Acción Deportiva y los Cuernos Largos se enfilaban a otro juego por el campeonato nacional en el Cotton Bowl, el No. 1 Texas enfrentaba al No. 9 Notre Dame. Desde que los Cuatro Jinetes  vencieron a Stanford 27-10 en el Rose Bowl de 1925 los Irlandeses no habían jugado un Tazón.

El Campeonato Nacional de 1969 fue disputado por los Cuernos Largos y los Irlandeses en el Cotton Bowl

Después de 44 años Ara Parseghian llevó a Dallas a un grupo de peleadores que a la mitad del último cuarto habían tomado al toro por los cuernos y los dominaban 17-14, de forma sorprendente el QB de Texas, James Street, dirigió una ofensiva precisa y lanzó un gran pase a Charles Speyrer, los Cuernos Largos estaban en la yarda 2 y Billy Dale remató el triunfo de los Cuernos Largos de 21-17 sobre Notre Dame, el Tazón del Algodón se iba a Austin y esta fue la última escuadra de jugadores blancos que llegaron a la cima del football colegial en los Estados Unidos. 

En 1970 Julius Whittier se enfundó en el uniforme de los Cuernos Largos quienes tenían su revancha ante los Irlandeses que llegaron al Cotton Bowl como No. 6 del país. Los Irlandeses dominaron en el Rodeo del Cotton Bowl 24-11 a los Cuernos Largos, rompiéndoles su racha ganadora de 30 juegos. Llegó 1971 y Notre Dame viajó a la Ciudad de México para enfrentar en el Estadio Azteca a otro equipo vistiendo el Naranja Texas. Era el año en que debutaron en liga mayor los Pieles Rojas, no fue fácil para los novatos de Acción Deportiva y enfrentaron a otros novatos, tipos que brillaron como colegiales y en la NFL. Fue una sanguinaria pelea en el emparrillado del Estadio Azteca en la que el equipo “Freshman” de los Irlandeses aniquilaron a los Pieles Rojas 82-0. 

Estos son los irlandeses que se enfrentaron a los Pieles Rojas en el Estadio Azteca y que fueron campeones nacionales en 1973, jugando posteriormente en la NFL: Mike Fanning (DT), quien jugó el Súper Bowl XIV con Los Angeles Rams, Drew Mahalic (LB), jugó con los San Diego Chargers y los Philadelphia Eagles. Tom Clements (QB) quien jugó con los Kansas City Chiefs y se convirtió en coach de QBs de los Green Bay Packers cuando ganaron el Súper Bowl 45 y actualmente es el responsable de QBs de los Arizona Cardinals. 

Así anunciaba Deporte Gráfico el juego entre Pieles Rojas e Irlandeses Peleadores en el Estadio Azteca

El éxito de los Pieles Rojas consistió en que el coach Rodero llevó a ese equipo novato a enfrentar a los poderosos Irlandeses. Aprendieron del orgullo y los novatos Pieles Rojas 4 años después llegaron a la final de liga mayor. El 29 de noviembre de 1975 mi hermano Iván, mi padre y pupilo de Rodero, Rubén Ureña Gómez y yo presenciamos una batalla épica en la que los Pieles Rojas hicieron explotar el Estadio de la Ciudad de los Deportes en un duelo a muerte contra los Borregos Salvajes del Tecnológico de Monterrey. Era la primera vez que un equipo independiente y un equipo regiomontano disputaban el campeonato de liga mayor. Fue una estampa de agresiva plasticidad en las jugadas que ejecutaron Pieles Rojas valientes como Francisco Hernández y Agustin Águila en la explosión de sus carreras hacia la zona de anotación, la defensiva de Pieles Rojas le cerró los huecos al corredor de color Ronnie Washington. Los Pieles Rojas embistieron 52-13 a los Borregos Salvajes para consolidarse como Campeones Nacionales. 

Los Pieles Rojas vencieron a los Borregos Salvajes en la final de Liga Mayor de 1975

¿Qué pasaría si ese juego estuviera planeado para llevarse a cabo en el Estadio Azteca en el 2020? ¿Cuál sería la reacción al anunciar el juego PIELES ROJAS vs IRLANDESES PELEADORES? ¿Acaso se debería cambiar el nombre de los Irlandeses por estar vinculado al estereotipo de inmigrantes bravucones, obscenos, por efectos del whiskey? Este juego sería por supuesto a puerta cerrada. El QB recluta de Notre Dame Tyler Buchner estaría listo para enviar pases a Lorenzo Styles Jr, y a la defensiva Gabriel Rubio podría estar aniquilando al QB mexicano de la tribu Piel Roja, o tal vez este equipo de Pieles Rojas lucharía con coraje en la línea de scrimmage y podría controlar con jugadores de 3er y 4o año a los novatos Irlandeses. 

El coach Manuel Rodero estaba acostumbrado a los cambios obligados de nombre de sus equipos, el Politécnico le prohibió usar el mote de Cheyennes en 1970 y el de Pieles Rojas en 1995. Lo que hace extraordinaria la ecuación Pieles Rojas – Cuernos Largos, es el resultado de dos coaches que creían en la disciplina e intensidad, sintiendo correr sangre caliente por sus venas, Royal y Rodero compartiendo la 52 veer y la formación hueso de pollo, dos equipos que compartieron los mismos colores y agallas, enfrentando a los conjuntos más poderosos en su camino a llegar a ser campeones absolutos. 

Julius Whittier fue en 1970 el primer jugador afroamericano de los Cuernos Largos

Este otoño tristemente los emparrillados en México estarán vacíos mientras que en Texas los muchachos buscarán igualdad y enfocarán su energía por vivir y expandir sus almas en la búsqueda de la gloria en tiempos en que familias han sido castigadas por el Covid 19, el vacío y sus heridas. Debido a una diversidad de emociones que fueron olvidadas y aniquiladas, la próximas generaciones de los Cuernos Largos, Cougars y Mustangs pelearán en Austin, Houston y Dallas para que no se repita la historia de odio y segregación. El fútbol americano en Texas es tan poderoso como el grito de clamor de los jugadores apartados y olvidados. Es la eterna lucha por la igualdad representada hace 51 años en el Estadio Olímpico de C.U., después de que Tommie Smith y John Carlos arrasaron en la carrera de 200 m en los Juegos Olímpicos. El puño de guante negro que apareció en México en 1968 se ha elevado hasta el cielo.

La Big Ten dice “Jugamos sólo entre nosotros” y sorprende al mundo deportivo tras esta decisión (Por Santiago Rubio)

Este jueves 9 de Julio, la conferencia de los diez grandes sorprendió a todo el país, cuando anunció que todos los deportes programados para este otoño se disputarán sólo entre rivales de conferencia.

Los conferencia de la Big Ten consta de 14 equipos y para el futbol americano, esta cuenta con 2 divisiones con 7 equipos cada uno, estos son los miembros de la Big Ten:

  • División Oeste
  • Purdue
  • Illinois
  • Iowa
  • Minnesota
  • Nebraska
  • Northwestern
  • Wisconsin

  • División Este
  • Michigan
  • Ohio State
  • Michigan State
  • Penn State
  • Rutgers
  • Maryland
  • Indiana
Mapa de la conferencia de la Big Ten
(Via https://es.m.wikipedia.org/wiki/Big_Ten_Conference)

La decisión se debe a la situación que se vive al rededor del país debido a la pandemia por el Covid-19, incluso antes de esta mala noticia para los amantes del futbol americano colegial, ya se habían tenido platicas entre los dirigentes de las conferencias de la división 1 de la NCAA sobre acortar, posponer o incluso cancelar lo que sería la temporada número 151 del futbol americano colegial.

Aquí el comunicado oficial de la conferencia

“Nos enfrentamos a tiempos inciertos y sin precedentes, y la salud, la seguridad y el bienestar de nuestros estudiantes atletas, entrenadores, oficiales de juego y otros asociados con nuestros programas deportivos y campus siguen siendo nuestra prioridad número uno. Con ese fin, la Conferencia Big Ten anunció hoy que si la Conferencia puede participar en deportes de otoño (cross country para hombres y mujeres, hockey sobre césped, fútbol americano, ​​fútbol soccer varonil y femenil y voleibol femenil en base a consejos, se moverá a solamente calendarios entre la misma conferencia en esos deportes. Los detalles de estos deportes se darán a conocer en una fecha posterior, mientras que las decisiones sobre los deportes no mencionados anteriormente se seguirán evaluando. Al limitar la competencia a otras instituciones de Big Ten, la Conferencia tendrá la mayor flexibilidad para ajustar sus propias operaciones a lo largo de la temporada y tomar decisiones rápidas en tiempo real basadas en el asesoramiento médico en evolución más reciente y la naturaleza fluida de la pandemia.”

Sin duda esta es una noticia muy triste para todos aquellos que esperaban con ansias que llegara agosto para ver a sus equipos en acción en el emparrillado.

Si bien, aún no se sabe cómo será el calendario para esta conferencia, se estima que serán 10 juegos, si significa que no podremos ver partidos que estaban programados entre varías universidades de la conferencia y otros equipos fuera de ella. La temporada de 2020 contaba con grandes enfrentamientos entre equipos de conferencias diferentes y que sin duda nos quedaremos con ganas de verlos.

Algunos de los partidos más destacados que serán pospuestos debido a esta decisión:

Ohio State vs Oregon, Septiembre 12

El duelo entre Patos y Buckeyes iba a ser una revancha del campeonato nacional de 2015, donde el conjunto dirigido por Urban Meyer salió victorioso.
(GODUCKS.COM)

Michigan vs Washington, Septiembre 5

Notre Dame vs Wisconsin, Octubre 3

El enfrentamiento entre Badgers y Figh Irish estaba programado a jugarse en el Lambeau Field.

Michigan St vs Miami, Septiembre 29

Purdue vs Memphis, Septiembre 12

Esta noticia sin duda tomó por sorpresa al mundo del fútbol americano colegial y de la NCAA en general y veremos que procede tras esta decisión, si bien, esta noticia es mejor a que cancelen la temporada completa, le quita la esencia que tenían los partidos fuera de conferencia temprano en la temporada, veremos si más conferencias deciden seguir el camino de la Big Ten.

Justin Fields (Jay LaPrete/AP)

FROM THE BENCH (by Alejandro Morales Troncoso)

THE BEST PLAYERS IN THEIR POSITION, BY DECADE

Dear friends and readers, this week I want to share with all of you the 20 best players by position of the 20th century in Mexico, derived from a meticulous evaluation study carried out by the Mexico Football Hall of Fame, these turned out to be the great players of the Mexican gridiron.

 We hope that you, passionate about tackling and blocking enjoy it, we started this analysis with the huge QUARTERBACKS from the 30s to the 90s.

 Marcelo Andriani, # 29 Pumas, 1930’s

 Manuel “Mani” Uruchurtu, # 11 Burros Blancos, 1935-1939

 Omar Cardona, # 16 Pumas, 1940´s

 Alex Esquivel, # 11 México City College, 1940´s

 Alberto “La Muñeca” Saucedo, # 31 Pumas, 1950´s

 Mario Bermúdez, # 12 Heroic Military College

 Gustavo “Pato” Patiño, # 21 Pumas, 1952-1956

 Mario Salúm, # 32 Burros Blancos, 1954-1958

 Ramón González, # 14 Buhos, 1960´s

 Enrique Zapata, # 11 Cheyennes 1960´s

Joaquín Castillo, # 20 Pumas, 1964-1969

César de la Garza, # 12 Borregos Salvajes, 1970´s

 Antonio Bustillos, # 16 Águilas Blancas, 1970´s

 Jesús Chávez, # 19 Cóndores, 1980´s

 Marco Ramos, # 16 Cóndores, 1980´s

 David Esquivel, # 11 Cherokees, 1980´s

 Carlos Cupido, # 19 Águilas Blancas, 1980´s

Carlos Cupido, Polytechnic Águilas Blancas

Jaime Urquidi, # 4 Borregos Salvajes, 1990´s

Jaime Urquidi, Monterrey Tech Borregos Salvajes

Eduardo “Zeus” González, # 13 Cóndores, 1990´s

Alejandro Morales, Pieles Rojas, 1980´s

See you soon for now